|

Streaming vs. Cable, la batalla comienza en EEUU

Las plataformas digitales como Netflix o Hulu, que ofrecen acceso ilimitado a películas y series a través de Internet, están revolucionando los hábitos de consumo televisivo en Estados Unidos.

En 2011, más de un millón de abonados a empresas de televisión por cable o satélite cancelaron su suscripción para pasarse al streaming.

Netflix, Hulu o Amazon han logrado atraer a gran número de clientes ofreciendo contenidos en Internet a tiempo real a precios muy asequibles.

Pero el modelo de negocio de estas compañías no tiene viabilidad a medio plazo, de acuerdo con el informe, ya que el coste de los derechos por emitir a través de streaming crece exponencialmente y es imposible costearlos con lo que se pide por suscripción. En 2010, Netflix debía mil millones de dólares por dichos derechos, una cantidad que ascenderá a 3.900 millones a final de este año.

Además, estas empresas se están encontrando con una nueva amenaza, la competencia de las mismas compañías de cable que están creando sus propias plataformas de contenidos online. Los proveedores de cable, ante la amenaza que para su negocio suponen estas nuevas plataformas, han decidido imitarlas.

Toda esta situación puede llevar a la paradójica situación de que los consumidores que optan por internet para disfrutar de las películas y las series sin cortes publicitarios, en un futuro soportarán el mismo volumen de anuncios que en la televisión convencional.

Publicaciones Similares