El Gobierno sigue con su plan de adelgazar el espectro de la TDT, esta presionando a Mediaset y a Antena 3

El Ejecutivo quiere cerrar temáticas, pero se ha encontrado con la férrea oposición de Antena 3 y Mediaset España. En estos momentos las negociaciones están estancadas, pero el Ejecutivo quiere jugar la baza de la vuelta de la publicidad a TVE y así forzar este cierre de frecuencias.

El Gobierno sigue creyendo que la única solución para evitar el desangramiento de la TDT es limpiar el espectro radioeléctrico y cerrar frecuencias para ahorrarse los 800 millones que cuesta la reantenización y la liberalización del dividendo digital. Para ello es indispensable que llegue a un acuerdo con Mediaset y Antena 3, en breves dueños de ocho frecuencias cada uno, poseedores de más del 80% de la tarta publicitaria tras la fusión de Antena 3 con la Sexta y que en conjunto superan el 50% del share. El acuerdo con lo pequeños en inminente, pero no se puede realizar ninguna media si no se cuenta con el apoyo de todo el sector.

No obstante, los dos grandes han manifestado su fuerte rechazo a esta medida. Y es que las temáticas se han convertido en una importante fuente, no sólo para diversificar la parrilla, sino que además para complementar su oferta comercial y segmentar sus públicos y anunciantes en targets cada vez más focalizados. En este sentido, Mediaset España ha lanzado hace poco Energy –una cadena dirigida al público masulino y disfruta de muy buenas audiencias en Divinity, la cadena ‘femenina’. Antena 3 por su parte tiene un ambicioso plan con Nova, Neox y Nitro y prepara nuevas ofertas en las temáticas de la Sexta.

Mediaset y Antena 3 han destinado grandes cantidades de inversión a dotar a estas temáticas de contenidos atractivos y en lanzamientos de frecuencias, lo que hace inviable que acepten un cierre de frecuencias sin recibir ninguna contraprestación. Pero el Ejecutivo tiene una carta bajo la manga: la vuelta de la publicidad de TVE. Moncloa ha trasladado a las grandes cadenas que una de las fórmulas para compensar la caída de ingresos estatales de RTVE puede ser la vuelta de los anuncios publicitarios en determinadas franjas.

Con la publicidad cayendo un 17% en televisión durante el primer trimestre, la vuelta de la publicidad en TVE puede ser un golpe en la línea de flotación en las cuentas de resultados de los dos grandes. En este sentido no es descabellado pensar que en algunos meses tengamos un anuncio en este sentido, racionalizando las frecuencias y liberando espectro para servicios secundarios de TDT.

PR